Un bisoñé, es definido por la Real Academia Española como “una peluca que cubre solo la parte superior de la cabeza”, pero realmente proviene del término francés “besogneux” y su uso se popularizó hace décadas atrás, la pieza más habitual cubría la coronilla y frontal de la cabeza. Daban una solución a aquellos hombres que sentían que habían perdido parte de ellos con la caída prematura o tardía del cabello.

Y es que la moda por las pelucas frondosas y de rizos en cascadas se remontan al siglo XVII, llegando mas tarde el fin del uso de este tipo de estilos para dar paso a una imagen mas sobria y menos ostentosa.

El bisoñé es conocido comúnmente como “peluquín” y la principal característica era la densidad excesiva de cabello que a simple vista saltaba como un artificio, además la base solía ser de tela gruesa y el cabello era cocida en la tela, por lo que carecía de naturalidad por su desproporcionalidad y el método de sujeción generalmente era a través de ganchos, lo que aportaba menos naturalidad aún.

Diferencia entre Bisoñé y prótesis capilares            

peinado deseado

Es claro que la preocupación por la imagen y el tema relacionado con la pérdida de cabello y los métodos que existen para solucionarlos, no son nuevos, así como está clara la evolución de dichos métodos.

Ahora bien, desde un punto de vista funcional se puede decir que el bisoñé no ha dejado de utilizarse, y que miles de hombres en la actualidad, lo usan, pero desde un punto de vista estético, los bisoñés han evolucionado de manera muy drástica, hasta tal punto que ya no son llamados de esa manera, no ofrecen los mismo resultados.

En búsqueda de soluciones más naturales que suplan las necesidades de miles de hombres que buscan solucionar los problemas de calvicie sin tener que pasar por el quirófano, han surgido en los últimos años mejores técnicas, ahora, a lo que se conocía como “peluquín” o “bisoñé” da paso a las llamadas “prótesis capilares” o “sistemas de integración capilar”.

Las diferencias ocasionadas por la evolución de esta solución son muchas, de piezas hechas de base de telas gruesas con cabello -en algunas ocasiones sintético- cocido a máquina, a piezas con base de materiales de microfilamentos donde 1 o máxima 3 hebras de cabello son unidas a esta base de forma manual, dándole una dirección al cabello e incluso simulando que es tu propio cuero cabelludo.

Y no solo han evolucionado los materiales y métodos de fabricación, consigo trajo la evolución de la adhesión a la cabeza, anteriormente el método de fijación común eran los ganchos, los cuales se sujetaban ya bien con los cabellos de los laterales, o bien con restos de cabellos de la zona superior.

Esta evolución naturalmente ha tenido un impacto favorable en el resultado, ya que las prótesis capilares, se fijan normalmente con cintas de doble cara o pegamentos líquidos, lo que hace que la base se acople perfectamente a la anatomía del cráneo de cada persona, evitando esos bultos formados por el método convencional, además evita molestias a la hora de dormir y el resultado es imperceptible, tanto a la vista, como al tacto.

¿Por qué utilizar prótesis capilares?

Hemos comentado la evolución de esta solución en este artículo, pero hemos comentado a lo largo de nuestro de blog, las ventajas de las prótesis capilares indetectables, los cual os dejaremos un par de enlaces a continuación:

Tipos de prótesis capilares para hombre

¿Se notan las prótesis capilares indetectables?

Y es que, las prótesis capilares te devuelven tu imagen sin poner en riesgo tu salud con procedimientos quirúrgicos, además el resultado es inmediato y tendrás la seguridad de tener el volumen de cabello que deseas, además, no debes preocuparte por el color o la textura, permiten realizar cualquier corte de cabello y te permiten hacer vida normal, como ir a la playa, ducharte, tener relaciones íntimas, dormir, ir al gimnasio, entre muchas otras actividades.

¿Quieres volver a lucir un cabello frondoso y natural? ¿Quieres hacerlo sin intervenciones médicas ni maniobras de ocultamiento propias de siglos pasados? Quédate con Haare. Llámanos y concertaremos una cita presencial y gratuita sin ningún tipo de compromiso.